La sucesión de empresa

sucesion-de-empresas

Con carácter general, hablamos de sucesión de empresa cuando se produce un cambio en la titularidad de la empresa. El artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores define la sucesión de empresa como el cambio de titularidad de una empresa, de un centro de trabajo o de una unidad productiva cuando la transmisión afecte a una entidad económica que mantenga si identidad, entendida como un conjunto de medios organizados a fin de llevar a cabo una actividad económica, esencial o accesoria.

¿Cuándo existe sucesión empresarial?

  • La sucesión requiere una continuidad de la actividad y prestación de servicios;
  • La unidad productiva que se transmite ha de constituir un conjunto de elementos productivos y patrimoniales, dotado de suficiente autonomía funcional.

Formas de sucesión en la empresa

La sucesión de empresa se puede producir bien por la venta de la empresa o bien por la muerte del empresario, en cuyo caso la propiedad se transmite a sus herederos.

Cuando la sucesión de empresa se produce a causa del fallecimiento del empresario, la empresa tiene dos posibilidades:

  1. Que la empresa sea disuelta y, en consecuencia, finalizada la relación laboral con los trabajadores. Si el empresario es individual el trabajador tendrá derecho al abono de una cantidad equivalente a un mes de salario, en cambio en el caso de una sociedad mercantil, deberá producirse la extinción de la personalidad jurídica y se procederá a despedir a los trabajadores con base en causas objetivas con una indemnización de 20 días de salario con un máximo de 12 mensualidades.
  2. La continuación de la actividad empresarial.

Cuando la empresa se vende a otro empresario, tratándose de una sucesión inter vivos, con independencia del negocio jurídico que origine la sucesión de empresa se garantiza la supervivencia de los contratos laborales. Realizada la transmisión, el cedente y cesionario  responden solidariamente, durante tres años, de las obligaciones laborales nacidas con anterioridad a la transmisión que no hayan sido satisfechas. Responderán de las obligaciones nacidas con posterioridad  y sin límite alguno cuando  la cesión fuera declarada delito.

¿Cómo afecta a los trabajadores una sucesión de empresa?

El art. 44 del Estatuto de los Trabajadores establece que un cambio de titularidad de una empresa, de un centro de trabajo o de una unidad productiva autónoma, no extingue por sí mismo la relación laboral, pues el nuevo empresario queda subrogado en los derechos y obligaciones laborales y de Seguridad Social del anterior. En consecuencia, la venta implica la continuidad de los contratos laborales, el trabajador está obligado a aceptarlo  y tiene el derecho a que se mantenga su contrato y las mismas condiciones laborales que tenía con su antigua empresa.

Sin embargo, en la práctica, pueden concurrir varias situaciones:

  • 1ª situación: los trabajadores conservan sus contratos y condiciones laborales, continuando con la actividad laboral en idénticos derechos y obligaciones.
  • 2ª situación: (y la más frecuente en la práctica) quien compra la empresa – la cesionaria- no quiera o no necesite a todos los trabajadores de la primera empresa – cedente-. En este caso, la empresa vendedora deberá ser quien despida a los trabajadores, recibiendo éstos una indemnización legal por despido, generalmente por causas objetivas, con 20 días de indemnización con máximo de 12 mensualidades.
  • Una 3ª situación sería: el trabajador no quiere pasar a la empresa cesionaria, en cuyo caso se considerará una baja voluntaria con pérdida del derecho a cobrar prestación por desempleo (paro).

OJO CON EL FINIQUITO

En ocasiones, algunos empresarios que venden les piden a sus trabajadores que firmen su finiquito alegando que la nueva empresa va a firmar con ellos un nuevo contrato. Es preciso que en este caso el trabajador no firme finiquito alguno, porque una vez firmado perderá sus derechos tales como la antigüedad, las condiciones laborales del contrato y la indemnización por fin de contrato.

Es necesario e importante saber que la subrogación no implica la firma de un nuevo contrato de trabajo sino que el trabajador deberá recibir un documento en el que se le comunica la subrogación empresarial.

EL DERECHO A LA INFORMACIÓN DE LOS TRABAJADORES

Los trabajadores, ante una compraventa de la titularidad de la empresa, tienen el derecho a ser informados, bien a través de sus representantes, o en defecto de éstos, a los trabajadores directamente, de los datos respecto de la fecha de transmisión, las causas, las consecuencias económicas, sociales y jurídicas y medidas previstas respecto de los trabajadores. Esta información deberá ser previa y con una antelación suficiente, aunque el Estatuto de Trabajadores no establece un plazo concreto al respecto.

CAMBIOS EN CONDICIONES DE TRABAJO

El artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores establece que “La dirección de la empresa podrá acordar modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo cuando existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción. Se consideraran tales las que estén relacionadas con la competitividad, productividad u organización técnica o del trabajo en la empresa”. Por tanto, sí que es posible que, una vez efectuada la subrogación, la nueva empresa decida cambiar las condiciones laborales de los trabajadores. No obstante, el nuevo empresario deberá iniciar  un periodo de consultas sobre las medidas laborales en relación con los trabajadores y sus consecuencias.

El período de consultas habrá de celebrarse con la suficiente antelación, antes de que las medidas se lleven a efecto. Durante el período de consultas, las partes deberán negociar de buena fe, con vistas a la consecución de un acuerdo. Cuando las medidas previstas consistieren en traslados colectivos o en modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo de carácter colectivo, el procedimiento del período de consultas  se ajustará a lo establecido en el Estatuto de los trabajadores en lo referente a los casos de movilidad geográfica, y al procedimiento de modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

Leave a Reply