Derecho laboral

Reclamación previa y revisión de la incapacidad

back hurtHombre de espalda, con dolor en la columna.

En el anterior artículo hemos hablado sobre el procedimiento para la calificación de la incapacidad permanente, los sujetos legitimados y las fases del procedimiento. Hemos concluido que el procedimiento se termina normalmente mediante resolución motivada y razonada y debe  incluir el periodo de revisión de la incapacidad.

Contra la resolución de la incapacidad permanente cabe interponer reclamación previa a la Jurisdicción Social (art. 71 de  la Ley 36/2011, 10 de octubre, reguladora de la Jurisdicción Social) siempre que en la misma se discrepe en aspectos que sean competencia del Equipo de Valoración de Incapacidades, y con independencia de las actuaciones procedentes para comprobar las alegaciones del reclamante, el escrito de reclamación previa se pasará a conocimiento e informe del estimado Equipo. La reclamación previa se interpone contra la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social de la provincia en que tenga su domicilio el interesado.  La Dirección Provincial del INSS deberá responder a la reclamación previa interpuesta en el plazo de 45 días hábiles. Transcurrido el mencionado plazo sin haber respuesta se entiende denegada por silencio administrativo. A partir de ese momento se podrá iniciar las actuaciones en la vía judicial, mediante la interposición de la correspondiente demanda ante la Jurisdicción Social.

Revisión de la incapacidad

El derecho a las prestaciones por incapacidad permanente en sus distintos grados, puede ser revisado por alguna de las siguientes causas: agravación o mejoría de las lesiones o dolencias que produjeron el estado de incapacitado  o por error de diagnostico.

La regla general dicta que el grado del incapacitado es objeto de revisión en tanto que no haya cumplido la edad establecida para acceder a la pensión de jubilación. Como excepción a la regla general, la Entidad Gestora podrá revisar el grado de incapacidad permanente y, por tanto, la prestación económica reconocida inicialmente, aunque el beneficiario tenga cumplida la edad que permita el acceso a la pensión de jubilación, cuando dicha incapacidad derive de enfermedad profesional.

Para que los incapacitados puedan solicitar la revisión de grado incapacitado declarado, se establece el transcurso de un plazo, que no se fija genéricamente, sino que estará determinado en cada caso por la Entidad Gestora. Este plazo será vinculante para todos los sujetos que quieran promover la revisión.

A los efectos anteriores, el art. 200.2 del  Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, señala que toda resolución, inicial o de revisión, por la que se reconozca el derecho a las prestaciones de incapacidad permanente en cualquiera de sus grados, o se confirme el grado reconocido previamente, hará constar necesariamente el plazo a partir del cual se podrá instar la revisión por agravación o mejoría del estado incapacitante profesional, en tanto que el beneficiario no haya cumplido la edad mínima para acceder al derecho a la pensión de jubilación, siendo el plazo vinculante para todos los sujetos que puedan promover la revisión.

La necesidad del transcurso de un plazo mínimo determinado tiene algunas excepciones. Si el pensionista por incapacidad permanente estuviera ejerciendo cualquier trabajo, por cuenta ajena o propia,  la Entidad Gestora podrá, de oficio o a instancia del propio interesado, promover la revisión, con independencia de que haya o no transcurrido el plazo señalado en la resolución  o si la revisión se funda en un error de diagnóstico, podrá llevarse a cabo en cualquier momento, siempre que el beneficiario no haya cumplido la edad para acceder a la pensión de jubilación.

El procedimiento de revisión de las prestaciones de incapacidad permanente se desarrolla igual que el de calificación. Teniendo en cuenta que, una vez examinados todos los informes y documentación del expediente, el EVI emitirá el dictamen propuesta en relación con el estado incapacitante del beneficiario, que será elevado a la Dirección Provincial del INSS o del Instituto de la Marina, en su caso, para que continúen las actuaciones correspondientes.

El procedimiento de revisión finalizará mediante resolución, en la que se notificará al interesado si se mantiene o se modifica su grado de incapacidad a más o menos, o incluso, si apreciada una mejoría, procede suprimir la prestación inicialmente reconocida. Cuando en la resolución se mantenga el derecho a las prestaciones de incapacidad permanente, en cualquiera de sus grados, se hará constar necesariamente el plazo a partir del cual se podrá instar la siguiente revisión de grado de incapacidad.

Deja un comentario