Accidentes

La reclamación de daños se puede realizar siempre que se sufre un perjuicio o menoscabo económico, provocado por otra persona o entidad. Es en ese momento cuando surgirá el derecho a obtener una indemnización que repare los daños y perjuicios sufridos.

Antes de presentar una reclamación por daños lo que se debe hacer es identificar el entorno en el que se produjo el daño para conocer quien es el responsable. Por ejemplo, si estamos ante un accidente de circulación el responsable será la aseguradora del vehículo, pero si lo que se sufre es un accidente en el lugar de trabajo entonces la responsable será la empresa para quien se presta los servicios profesionales.

La solicitud de indemnización se puede fundamentar en uno o varios preceptos y el derecho a una indemnización se adquiere incluso cuando se tiene un vinculo o no con el causante de daños. Es decir, cuando el daño es producido como consecuencia de algún incumplimiento contractual, estaremos ante lo que se denomina responsabilidad contractual, y cuando no existe una relación entre el causante del daño y el perjudicado estaremos ante la llamada responsabilidad extracontractual.

Algunos supuestos en los que se pueda solicitar una indemnización: accidentes de circulación, aéreos, ferroviarios o marítimos; daños ocasionados por la caída provocada por el mal estado de las calzadas o aceras; daños ocasionados por fugas de agua, caídas de árboles; daños ocasionados en el lugar de trabajo; daños causados por animales, etc.

Servicios:

  • Asesoramiento exhaustivo en materia de reclamación por daños y perjuicios.
  • Presentar y redactar la reclamación por daños y perjuicios.
  • Representación ante las necesidades de iniciar acciones legales;
Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados