declaracion de la renta fuera de plazo

¿Me sanciona Hacienda por presentar la declaración de renta fuera de plazo?

Hoy, 2 de julio de 2018 es el último día para presentar en tiempo la declaración anual de renta 2017. Ha sido larga la campaña de la renta 2017 pero ya ha llegado a su fin. ¿Qué pasa si se nos ha pasado el plazo? ¿Puede Hacienda sancionarnos?

Por diversas circunstancias se nos puede haber pasado el plazo para presentar la declaración de la renta y, aunque está claro que no es la mejor situación, tampoco hay que alarmarse, porque hacer la declaración se puede, pero, eso sí, Hacienda tiene derecho a solicitar el pago de una multa, es decir, que no nos saldrá gratis. En este sentido, mencionar el artículo 27 de la Ley General Tributaria que confiere la potestad a la Hacienda a solicitar el pago de una multa por realizar la declaración de la renta fuera de plazo o un recargo cuyo porcentaje a aplicar varía en función del período que se tarda en presentar la declaración. El porcentaje del recargo a aplicar podrá ser de 5, 10 o 15 por ciento si la declaración se efectúa dentro de los tres, seis o doce meses siguientes al término del plazo establecido para la presentación. Si la declaración de renta se presenta una vez transcurridos los 12 meses desde el término del plazo establecido para la presentación, el recargo será del 20 por ciento más los intereses de demora.

¿Cuáles son las consecuencias de presentar la renta fuera del plazo?

La repercusión de las consecuencias de realizar tardamente la declaración de renta difiere en función de quien notifique el error, esto es, si es el propio contribuyente quien, de forma espontánea y voluntaria, decide presentar la declaración de renta fuera de plazo o si es Hacienda quien tiene que notificarle su olvido e instarle a declarar. Sobra decir que si el recordatorio viene de parte de Hacienda las consecuencias serán peores. Recordar que Hacienda dispone de un plazo de 4 años para revisar las declaraciones de los contribuyentes.

Cuando es el contribuyente quien declara de forma voluntaria, normalmente, se le puede imponer una multa de entre 100 y 400 euros, por considerarse la no presentación de la declaración de la renta a tiempo una infracción leve. Bien es cierto que la cuantía de la sanción que se exige al contribuyente suele ser de 100 euros cuando presenta de forma voluntaria, pero, en ocasiones, incluso no se impone ningún tipo de multa. Esa situación se genera más por un descuido de la propia Administración.

Si el resultado de la declaración es a ingresar además se deberá añadir el pago de un recargo cuyo porcentaje varía en función del tiempo transcurrido. Es posible reducir un 25 por ciento el recargo de los importes cuando se muestra conformidad con la sanción impuesta según lo establecido en el apartado cinco del artículo 27 de la ley del impuesto sobre la renta de las personas físicas.

Ahora bien, si es Hacienda cuando reclama la realización de dicha declaración, incluso cuando el resultado de la declaración pueda ser a devolver, la situación empeora. Lo que acabo de decir es importante porque hay mucha gente que considera que si el resultado de la declaración sería a devolver Hacienda no obligará a dicho contribuyente tramitar la declaración de la renta. Eso no es cierto, la obligación de declarar no tiene nada que ver con el resultado final de la renta. No confíes en que Hacienda no persigue este tipo de infracciones porque el resultado del impuesto a pagar es favorable al contribuyente. Cuando la administración detecta estos fallos inicia el proceso sancionador y pagarás la multa sí o sí. Por tanto, hay que diferenciar claramente entre obligación y resultado de la presentación de la declaración de renta.

Si la Agencia Tributaria descubre la falta de presentación de la declaración y el contribuyente estaba obligado a ello, y, además, el resultado de la declaración sería a ingresar, se establece una sanción adicional, que sería desde el 50 por ciento hasta el 150 por ciento de la cantidad a ingresar, más el interés de demora por el tiempo transcurrido.

Conclusiones

A partir de mañana estarás presentando la declaración de la renta, si no lo has hecho hasta ahora, fuera del plazo marcado por la Agencia Tributaria, que era desde el 4 de abril hasta el 2 de julio de 2018.

Muchas veces lo que importa es el transcurso del tiempo, por tanto, cuanto más tiempo tardas en presentar la declaración de la renta mayores serán los recargos y los intereses de demora a pagar.

Diferenciar entre obligación de presentar la declaración del IRPF y el resultado de la declaración.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados